Ellas.mx - Extractos de cáscara del plátano macho aceleran cicatrización
Inicio | Noticias | Ellas | Extractos de cáscara del plátano macho aceleran cicatrización

Extractos de cáscara del plátano macho aceleran cicatrización

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Podría hacerse una presentación en gel o crema Podría hacerse una presentación en gel o crema

Se ha utilizado desde tiempos ancestrales para tratar heridas y quemaduras

 

Originario de Asia, al plátano macho (Musa paradisiaca) se le atribuyen varias propiedades saludables; por ejemplo, en un poblado de Japón donde se consume este fruto sus habitantes tienen controlada la presión arterial, mientras en la isla caribeña de Curazao, así como en la India, al producto lo relacionan con el fortalecimiento del sistema digestivo y para tratar lesiones de herpes.

En México, las personas que trabajan en la recolección del fruto, cuando llegan a cortarse o tienen un accidente, para evitar la infección, colocan cáscara de plátano sobre la herida.

Con base en este conocimiento cultural y la colaboración de los Laboratorios Cryopharma, el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco A. C. (Ciatej), lleva a cabo una investigación a fin de obtener un cicatrizante a partir de la cáscara del plátano macho.

“En artículos científicos consultados —dijo el doctor Alejandro Arturo Canales Aguirre, titular de la investigación—, vimos que algunas personas también usan la cáscara en casos de quemaduras”.

A partir de dichos antecedentes, los investigadores de esta institución del Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt realizan el tamizaje fotoquímico de la Musa paradisiaca para averiguar cuáles son los compuestos con los que cuenta el plátano macho.

“En la actualidad, las propiedades medicinales que posee la cáscara no han sido explotadas, aun cuando dichas características están registradas en la medicina tradicional desde tiempos ancestrales y, dentro de su aplicación, la más interesante es como cicatrizante”, comentó el doctor Alejandro Arturo Canales.

De acuerdo a los primeros resultados de la investigación, el proceso cicatrizante de una lesión con el tratamiento obtenido a partir de la cáscara de esta especie de plátano es igual y, en algunos casos, mejor frente a los productos que se venden de manera comercial; sin embargo, aún está por identificarse el principio activo.

Por el momento, el Ciatej lleva a cabo un proceso de análisis con el fin de obtener extractos de la cáscara del plátano macho por medio de diferentes solventes. En tanto, se han hecho diversos estudios tomando como modelo las heridas de roedores, y el proceso de cicatrización fue satisfactorio.

El investigador del Ciatej comentó que el procedimiento inicia con aplicación de anestesia a los animales: se les hace una herida dorso lumbar en piel y tejido celular cutáneo de dos centímetros de longitud. Entonces, se inicia la aplicación diaria de un tratamiento derivado de la cáscara del plátano durante 21 días.

Los resultados alcanzados permitieron demostrar que la herida cicatriza de manera externa entre 15 y 17 días; al roedor se le dio seguimiento hasta que la lesión cumplió un mes, con el fin de verificar si había cerrado sin complicación, y observar el proceso de regeneración del tejido.

Una vez que la lesión cicatrizó, se tomó una muestra de piel para hacer un análisis histológico y verificar que la cicatriz llevara un proceso normal; además, se evaluó la citoarquitectura epitelial.

Canales Aguirre comentó que los extractos de la cáscara del plátano macho aceleran el proceso de cicatrización, en una magnitud igual a mayor frente a un producto comercial.

Por el momento, el extracto que ha obtenido el Ciatej es de naturaleza líquida que podría diluirse o mezclarse para hacer presentaciones en crema o gel. De los compuestos extraídos de la cáscara de plátano se va a identificar la molécula responsable de la cicatrización y elaborar un producto farmacéutico.

En esta investigación participaron los doctores Eduardo Padilla Gamberos, Eugenio Lugo Cervantes (ambos del Ciatej), y Ulises Gómez Pinedo, investigador del laboratorio de Medicina Regenerativa/Neurología y Neurocirugía del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, España.

El proyecto contó con el apoyo del Laboratorio Cryopharma y el Fondo Mixto Conacyt-Gobierno de Jalisco. 

 

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

0